jueves, 12 de octubre de 2017

Felicium temporum reparatio. La reforma de las monedas de vellón bajo del 348 d.C.


El nivel de deterioro alcanzado por la moneda de vellón bajo durante los últimos años del reinado de Constantino y los primeros de sus hijos hacía imprescindible una reforma. La misma fue finalmente introducida por Constancio II y Constante en el año 348,[1] una fecha de gran importancia simbólica, pues coincidía con el 1100° aniversario de la fundación de Roma. 

Es probable que la planificación y preparación de la reforma se haya extendido por un tiempo considerable antes de la fecha de su introducción. El centro de la reforma consistió en la discontinuación de la acuñación del desprestigiado nummus AE 4 constantiniano y su remplazo por una nueva serie de tres denominaciones de vellón de mayor tamaño y calidad.

Las nuevas monedas


Las características de las tres nuevas piezas son interpretadas de manera diferente por diversos autores. No conocemos el nombre original ni los valores nominales de cada una de ellas, razón por la cual las reconstrucciones propuestas varían considerablemente. La información general sobre estas monedas se sintetiza en la siguiente tabla, en la que se utilizan las designaciones propuestas por Kent:

Denominación
Peso aprox.
Estándar teórico
% de plata en su aleación
Tipo de anverso
Principales tipos de reverso
Marca de valor
AE 2 grande
5,2-5,5 gr.
1/60 lb.
3,0 - 2,5 %
Busto del emperador  a la derecha, drapeado y con diadema
  • Soldado matando a jinete caído
  • Emperador en galera
A
AE 2 Pequeño
4,2-4,5 gr.
1/72 lb.
1,5 %
Busto del emperador  a la izquierda drapeado, con diadema y globo en la mano derecha
  • Emperador sacando a bárbaro de choza
  • Emperador con dos cautivos
N
AE 3
2,5-2,7 gr.
1/120 lb.
0 %  pequeñas trazas
Busto del emperador  a la derecha, drapeado y con diadema
  • Ave Fénix
-

Las tres piezas comparten una misma leyenda de reverso FEL TEMP REPARATIO, que debe resolverse probablemente como felicium temporum reparatio (restablecimiento de los tiempos felices), siendo menos convincente la alternativa felix temporum reparatio (feliz renovación de los tiempos). La leyenda debe interpretarse, en primer lugar, en conexión con el inicio de un nuevo saeculum en la historia de Roma, que es considerado tradicionalmente como el inicio de un ciclo de renovación que vuelve a los valores y logros del glorioso pasado.

Los tipos de reverso, con su fuerte insistencia en el carácter victorioso de los soberanos y con la representación del ave Fénix, hacen referencia a un imperio restablecido, que recupera su antiguo vigor por las victorias que en todas las fronteras (por tierra y por mar) se obtienen ante los barbáricos enemigos de los romanos. Sin embargo, en segundo lugar, no puede dejar de verse una conexión entre este discurso de renovación y la nueva política monetaria representada por las piezas que portan esta leyenda. El regreso de los tiempos felices es, también, el regreso de un sistema monetario equilibrado, en el que la moneda de vellón y de bronce respeta estándares de calidad semejantes a los de las buenas épocas del pasado.



Valores y denominaciones


Una ley de Constancio II del 349 condena la extracción de la plata de una moneda denominada maiorina. Otra ley del 354, recogida también en el Código Teodosiano, menciona a monedas designadas como maiorina o centenional. El texto es, sin embargo, ambiguo y no es claro si se trata de dos nombres de una misma denominación o de dos denominaciones distintas.[2] Harl, por ejemplo, considera que la AE 2 grande sería la maiorina y la AE 2 pequeña el centenional. Para Kent, por el contrario, los centenionales serían las monedas anteriores a la reforma del 348, y la maiorina la introducida por la misma.[3] Para otros autores, como Salgado, ambos términos serían sinónimos y designarían a la AE 2 grande.[4]

La marca de valor A representa al numeral griego para 1, identificando a la AE 2 grande como la denominación central en el nuevo sistema de piezas de vellón. La AE 2 pequeña tenía, indudablemente, un valor menor, por lo que la marca de valor N (numeral griego para 50) se refiere a una escala diferente. El nombre centenionalis indicaría que la AE 2 grande era una moneda con un valor nominal de 100 d.c., por lo que sería lógico pensar que la marca N en la AE 2 pequeña expresaría un valor nominal de 50 d.c. para la misma, lo que colocaría a ambas piezas en una conveniente relación de 2:1. La AE 3 carece de marcas de valor, pero al ser una pieza de menor tamaño y sin contenido de plata, sería lógico ver en la misma una continuación del viejo nummus constantiniano de 25 d.c. Refuerza esta suposición el hecho de que muchos nummi constantinianos AE 3 fueron reacuñados como ejemplares de esta nueva denominación fraccionaria.

La reconstrucción presentada constituye sólo una hipótesis probable de las relaciones de valor en el sistema de denominaciones de vellón y bronce introducido por la reforma del 348. La mejora de calidad respecto del circulante previo era considerable, por lo que es difícil pensar que el nummus contantiniano hubiera tenido un valor nominal de 100 d.c., pues, en ese caso, la reforma hubiera tenido un efecto deflacionario y hubiera representado un gran esfuerzo financiero para el estado romano.


En comparación con el viejo nummus constantiniano, la maiorina introducida en el 348 tenía, por su contenido de plata, un respaldo metálico real para su mayor valor nominal. Ese contenido de plata hacía, sin embargo, de estas monedas un blanco atractivo para su manipulación. La ya mencionada ley del año 349 condena precisamente con la pena de muerte una difundida práctica fraudulenta, cuyo objetivo era extraer el contenido de plata de las maiorinas. Las monedas privadas de su porción de plata eran luego puestas nuevamente en circulación a su valor nominal, habiéndose enriquecido los manipuladores al apropiarse de la plata, que luego podía venderse como mercancía.

En el contexto de conflictividad interna y externa de comienzos de la década del 350 d.C., el Estado romano no estuvo en condiciones de mantener el sistema de la maiorina y el mismo colapsó en poco tiempo, al relajarse los ambiciosos estándares de peso y contenido de plata fijados para las nuevas denominaciones. Las piezas fraccionarias (AE 2 pequeña y AE 3) serían discontinuadas rápidamente y desde el año 351 d.C. se continuaría acuñando solamente la maiorina, concentrándose mayoritariamente los reversos en el tipo que representa a un jinete bárbaro que cae ante la lanza de un soldado romano.






[1] La fecha no está atestiguada directamente en las fuentes antiguas pero fue identificada convincentemente por D. Mattingly y ratificada con nuevos argumentos por J. P. C. Kent. Véase J. P. C. Kent, “FEL. TEMP. REPARATIO”, The Numismatic Chronicle, Vol. 7, 1967, pp. 83-90.
[2] C.Th. 9.23.1: Placet denique, ut, si quis forsitan nummus praeter eum, qui in usu publico perseverat, aput aliquem mercatorem fuerit inventus, fisci dominio cum omnibus delinquentis facultatibus vindicetur. Et si forte cum mercibus ad quascumque provincias venerint naves, cuncta solita licentia mercabuntur praeter pecunias, quas more solito maiorinas vel centenionales communes appellant, vel ceteras, quas vetitas esse cognoscunt.
[3] Burnett pp. 133-134.
[4] Salgado, pág. 105.

martes, 29 de agosto de 2017

Cursos de introducción a la numismática romana

Curso de Capacitación CEFICO introducción a la numismática

En conjunto con el Centro Filatélico y Numismático de la ciudad de Córdoba (Argentina) hemos organizado dos cursos introductorios a la numismática romana que se dictarán desde octubre de este año y desde marzo el año próximo.  Están destinados a un público general y no son necesarios conocimientos previos para hacerlos. 

Aquí les dejo los objetivos generales y lo contenidos de cada curso. Para todo lo relativo a la inscripción y demás asuntos relacionados escribir, por favor, a ceficocba@hotmail.com

Objetivos


Se aspira a que quien concurra a los cursos:

·      Alcance un conocimiento general de las tradiciones de investigación en el campo de la numismática romana.
·      Adquiera un dominio específico de las diferentes técnicas de análisis de las monedas romanas.
·       Adquiera los rudimentos generales de la identificación de monedas romanas.
·       Comprenda los procesos generales de la historia económica y monetaria romana.
·    Adquiera los conocimientos y habilidades que le permitan trabajar con bibliografía especializada y de referencia sobre la temática de los cursos.
·      Adquiera herramientas para seguir profundizando sus conocimientos en este campo por su propia cuenta.


 Contenidos del primer curso


Unidad 1 - Introducción a la numismática general y a la numismática romana

1.1 Objeto, concepto y métodos de la numismática – consideraciones generales.
1.2 Historia de la numismática.
1.3 vocabulario numismático general.
1.4 Panorama de la investigación en numismática romana
1.5 Historia del coleccionismo numismático

Unidad 2 - El sistema monetario romano arcaico

2.1 El origen de la moneda – consideraciones generales.
2.2 La monetización de la economía itálica
2.3 Economía y sociedad en la Roma arcaica
2.4 Formas premonetarias de dinero en Roma
2.5 La transición hacia un sistema monetario
2.6 El sistema monetario romano arcaico: Aes Rude y Aes Signatum
2.7 La primera acuñación: La moneda de bronce romano –campana
2.8 Los didracmas de plata
2.9 El aes grave
2.10 La crisis militar de la segunda guerra púnica y el fin del sistema monetario arcaico

Unidad 3 – El sistema monetario clásico – El denario republicano

3.1 La introducción del denario
3.2 La producción monetaria: autoridades, cecas y organización: Los tresviri monetales
3.3 Historia monetaria: circulación e impacto económico del denario
3.4 La evolución del denario en la primera mitad del siglo II a.C.
3.5 La evolución del denario en la segunda mitad del siglo II a.C. De las acuñaciones cívicas a los tipos aristocráticos.

Unidad 4 – La república tardía – La moneda como herramienta de propaganda política

4.1 La crisis de la república y el desarrollo de una nueva iconografía monetaria
4.2 Mario y Sila
4.3 Pompeyo
4.4 El ascenso de César
4.5 César dictador - El desarrollo de un lenguaje imperial
4.6 Las acuñaciones de los triunviros
4.7 Historia monetaria: El triunfo del denario en el Mediterráneo

Unidad 5 -  Tipos y leyendas de las monedas republicanas

5.1 Tipos del sistema monetario arcaico
5.2 Tipos de las primeras acuñaciones en oro y plata
5.3 Tipos de la república tardía
            5.3.1 Tipos religiosos
            5.3.2 Tipos personales
            5.3.3 Tipos históricos
            5.3.4 Objetos inanimados
            5.3.5 Arquitectura, arte, etc.

 Contenidos del Segundo Curso


Unidad 1 -  Augusto y la creación del sistema monetario imperial

1.1 El establecimiento del principado
1.2 Pax romana, crecimiento económico y fiscalización
1.3 La creación de un sistema monetario imperial
1.4 Estándares, denominaciones e iconografía
1.5 Circulación y niveles de monetización
1.6 La producción monetaria: autoridades, cecas y organización.
1.7 Las acuñaciones provinciales
1.8 Tiberio, Calígula y Claudio: Política e iconografía

Unidad 2 - El Alto Imperio

2.1 La reforma monetaria de Nerón
2.2 La iconografía neroniana
2.3 La dinastía Flavia y el paulatino deterioro de los estándares monetarios
2.4 Trajano, Adriano y los antoninos: cambio y continuidad del sistema monetario
2.5 La producción monetaria: autoridades, cecas y organización.

Unidad 3 – Los severos

3.1 ¿una monarquía militar?
3.2 Crisis fiscal y creciente deterioro monetario
3.3 ¿El inicio de la inflación? – Un debate historiográfico
3.4 La introducción del antoniniano
3.5 De Caracalla a Alejandro Severo, el camino a la anarquía militar

Unidad 4 – Tipos y leyendas de las monedas del Alto Imperio Romano

4.1 Transición de la República
4.2 Principios Generales
4.3 Tipos Clasificados
4.3.1 Tipos del emperador y su familia
4.3.2 Tipos relativos al Senado y al Pueblo de Roma
4.3.3 Tipos relativos a Roma, Italia y las Provincias
4.3.4 Tipos relacionados con el Ejército
4.3.5 Tipos religiosos
4.3.6 Tipos históricos: Roma e Italia
4.3.7 Animales y Objetos Inanimados
4.3.8 Edificios
4.4 Relación de la temprana moneda imperial con el arte

Unidad 5 - La Crisis del siglo III

5.1 ¿Crisis del siglo III? El debate historiográfico
5.2 La anarquía militar y la crisis fiscal
5.3 El deterioro de la moneda y la crisis del sistema monetario de Alejandro Severo a Valeriano 235-260 d.C.
5.4 El colapso del sistema monetario de Galieno a Claudio el Gótico
5.5 El imperio gálico y el reino palmireno
5.6 La reforma monetaria de Aureliano y su impacto
5.7 Las acuñaciones de Probo a Carino
5.8 La producción monetaria: autoridades, cecas y organización.

Unidad 6 – El sistema monetario tardoimperial

6.1 Las reformas administrativas, militares y fiscales de Diocleciano y las características generales del Estado bajoimperial
6.2 La reforma monetaria de la tetrarquía y el nacimiento del sistema monetario del Bajo Imperio
6.3 La reforma iconográfica
6.3 La producción monetaria: autoridades, cecas y organización. Su relación con el aparato administrativo y fiscal
6.4 La reforma monetaria de Constantino. El nacimiento del sólido
6.5 El camino hacia la “cristianización” de la iconografía monetaria
6.6 Los hijos de Constantino
6.7 La reforma monetaria de Juliano el Apóstata
6.8 De Valentiniano a Teodosio

Unidad 7 – Tipos y leyendas de la moneda tardoimperial

7.1 Tendencias Generales
7.2 Tipos Clasificados
7.2.1 Tipos del emperador
7.2.2 Tipos del Imperio y el Estado
7.2.3 Tipos de Provincias y Poderes Extranjeros
7.2.4 Tipos del Ejército
7.2.5 Tipos religiosos
7.2.6 Animales y objetos inanimados
7.2.7 Edificios

Unidad 8 - Identificación de monedas romanas

8.1 Sistemas de catalogación
8.2 Principales corpora numismáticos
8.3 Bancos de datos numismáticos
8.4 Análisis e identificación de monedas romanas.

Espero que sean de vuestro interés!


martes, 8 de agosto de 2017

Las monedas de Venecia


Ducado de Andrea Dándolo c 1354 - reverso
Ducado de Andrea Dándolo c 1354 - anverso

La historia de Venecia


Durante el siglo V d.C., el norte de Italia se encontró en una situación caótica por causa de las invasiones bárbaras que asolaron el occidente del Imperio Romano. En este difícil contexto, habitantes de diversas ciudades de la región buscaron refugio en los pequeños islotes de la pantanosa laguna al norte del mar adriático. Allí encontraron seguridad y una base para su subsistencia en la pesca y el comercio de la sal. Esos fueron los modestos orígenes de la ciudad de Venecia, que crecería y crecería con el paso del tiempo hasta transformarse a finales de la Edad Media en una de las mayores potencias económicas y militares del Mediterráneo.


Ducado de Andrea Dándolo c 1354 - reverso
Ducado de Andrea Dándolo c 1354 - reverso
Su singular naturaleza como ciudad construida sobre el agua le brindaría protección y le garantizaría independencia frente a los grandes poderes de los imperios bizantino y carolingio. Además, los venecianos se organizaron en una república controlada por las principales familias de mercaderes y sin una dinastía de gobernantes hereditarios, lo que garantizaba que las autoridades siempre velaran por los intereses del comercio. Al frente de la república se encontraba el dogo, un gobernante vitalicio elegido por una asamblea aristocrática. Durante su larga historia la república veneciana se caracterizaría por su estabilidad y por la ausencia de las convulsiones que normalmente afectaban al resto de los estados europeos de Ali y su apodo de la serenísima.

Por su actividad eminentemente mercantil Venecia siempre Tuvo una intensa circulación monetaria. Durante la temprana edad Media los venecianos utilizaban sobre todo las monedas bizantinas que eran las de mayor calidad y aceptación en todo el mundo Mediterráneo.

Las monedas de venecia: el grosso de plata y el ducado de oro


Grosso de Francisco Dándolo 1328
Grosso de Francisco Dándolo 1328

A comienzos del siglo XIII existía una clara necesidad de una moneda de alto valor que fuera aceptada en el comercio internacional. Las monedas bizantinas que se habían utilizado para ese fin desde principios de la Edad Media habían perdido gradualmente esa posición porque habían sido devaluadas y ya no se las consideraba como medios de pago confiables. En este contexto, el gran Dogo veneciano Enrico Dandolo (gobernó 1192-1205) introdujo una nueva moneda de plata de alta calidad, el grosso, o matapán, aunque no sabemos la fecha exacta.

Con un peso teórico de 2,2 gramos, la moneda alcanzaba una pureza del 98,5 %, lo máximo que se podía alcanzar con la tecnología de la época, lo que le garantizó una amplia aceptación como medio de pago internacional.  El diseño estaba fuertemente influido por la iconografía bizantina, con un Cristo entronado en el anverso y San Marcos y el dogo sosteniendo un estandarte entre ellos, en el reverso.

Ducado de Fra Griovanni  Dándolo - 1284
Ducado de Fra Griovanni  Dándolo - 1284

Alrededor de 1250, a medida que el comercio en el mundo mediterráneo floreció y se expandió, Génova y Florencia - los rivales comerciales de Venecia - acuñaron nuevas monedas de oro puro de alto valor, el genovino y el florín, con un estándar de aproximadamente 3,5 gramos. El florín se impuso rápidamente como la nueva divisa para el comercio internacional. El éxito de esta moneda llevaría finalmente a los venecianos en 1284 a introducir su propia moneda de oro, el ducado. La misma tenía un peso teórico de 3,53 gr. y una pureza del 99,5%, que le permitirían conquistar un lugar como divisa internacional ampliamente aceptada y competir exitosamente con el florín.

El anverso lleva una figura erguida de Jesús rodeada de estrellas, con la lyeyenda T[ibi] XPE (Christe) DAT[us] Q[uem] T[u] REGIS ISTE DVCAT[us]. En el reverso aparece San Marcos entregando una pancarta all dogo.

Venecia continuaría acuñando ducados con la misma calidad hasta el final de la República en 1797.