sábado, 16 de diciembre de 2017

Fantástico áureo de Gneo Domicio Ahenobarbo (bisabuelo del emperador Nerón)

áureo de Domicio Ahenobarbo 41 a.C.

Gneo Domicio Ahenobarbo formaba parte de una distinguida familia aristocrática romana. Su padre había muerto combatiendo contra Julio César en la batalla de Farsalia del 48 a.C. Según algunas fuentes, Domicio fue uno de los conspiradores que participaron del asesinato de Julio César en el 44 a.C. Sea como fuere, lo que sí es seguro es que acompañó a Bruto y Casio en su marcha hacia Oriente y ellos le confiaron el mando sobre la flota republicana.

Cuando los triunviros Marco Antonio y Octavio marcharon a Grecia para enfrentarse contra Bruto y Casio, obtuvieron una victoria decisiva en la batalla de Filipos del 42 a.C., perdiendo los dos últimos la vida. Domicio, sin embargo, obtuvo una resonante victoria naval contra las fuerzas de los cesarianos y siguió resistiendo por algún tiempo, hasta negociar su rendición con Marco Antonio.

Para realizar los pagos a sus hombres, Domicio acuñó en el año 41 a.C. llamativos áureos y denarios. Los motivos de ambos tienen un denominador común, el homenaje a Neptuno como dios de los mares y protector de la flota comandada por Domicio.

áureo de Domicio Ahenobarbo 41 a.C. reverso

Los áureos son especialmente interesantes, en ellos vemos en el anverso un retrato que es probablemente el del propio Ahenobarbo. Se trata de una representación realista de un hombre algo gordo y con una avanzada calvicie. El reverso, por su parte, muestra el templo de Neptuno en Roma y la leyenda CN. DOMITIUS. L. F. IMP. (Gnaeus Domitius hijo de Lucius, Imperator). Es probable que ese templo hubiera sido construido o restaurado por un antepasado de Domicio.

Lo llamativo es que en el reverso el templo aparece representado como si fuera observado desde un ángulo oblicuo, con una perspectiva que hace hincapié en el carácter tridimensional del edificio. Ello es poco común en las monedas romanas que representan templos, en las que generalmente vemos sólo el frontispicio plano. 

Domicio abandonaría a Marco Antonio justo a tiempo antes de la batalla de Accio. Moriría, sin embargo, sólo unos pocos días más tarde. Sus descendientes se unirían por matrimonio a la familia de Augusto y de esa forma el bisnieto de Domicio llegaría al trono romano siendo hoy conocido como Nerón.